El principio

Français English Spanish

Del atletismo al ultra


 

Empecé el deporte con la bicicleta en Chatellerault (Vienne), en el club de Sebastien Chavanel. Con 6 y 7 años ya ganaba carreras regionales, me gustaban pero me aburrían. El atletismo llegó por casualidad gracias a una carrera en el colegio en la que quedé tercero y a partir de ahí empecé a correr. De esta manera cambié la bici por el atletismo con Philippe Merlier como entrenador. En la categoría minimo conseguí buenas marcas en los 1.000 m (2’ 50”), en 800m (1’56”), en 1.500 (3’56”), y los 3.000 obstáculos (9’15”).

 

Como estaba preparando un bachillerato científico y luego unos estudios en Biotecnología, tuve que dejar el deporte de competición y fui a trabajar a Marineland en Antibes en el departamento de investigación.

 

A continuación me incorporé al ejercito, en concreto en el cuerpo de los “Chasseurs Alpins”, cuerpo de élite del ejercito francés que opera principalmente en montaña. Allí coroné más de treinta cumbres con más de 45.000 metros de desnivel. Volví al deporte en Saint Jeannet, cerca de Niza, escalando. Poco a poco empecé a correr en diferente lugares para finalmente dedicarme a mi nueva pasión, el trail running.

 

En junio de 2001 me inscribí en una carrera de montaña de 50 km con 2.800m de desnivel positivo, sin haber corrido desde hace ocho años y nunca más de diez kilómetros.

Durante esta carrera en Mont Ferion recibí una lección de humildad. Sin ninguna experiencia tomé la salida con un avituallamiento hecho en casa. En efecto, machaqué almendras con nueces y las mezclé con leche. Eran mis geles, y evidentemente, tuve problemas intestinales. ¡Ni hablar en pararse!, acabé el 18 en 6h 06’. No podía ni andar y dormí en el coche sin darme cuenta.

 

Aprendí de estos errores y de esta manera me dediqué a distancias de 20 hasta 30 Km, trabajando de nuevo cosas básicas como la VMA (Velocidad Máxima Aeróbica ), series, técnicas de carrera… Durante estos años hice carreras cortas y observé como mi cuerpo reaccionó muscularmente y físicamente. Luego, corré algunas carreras de montaña largas como la travesía de los Alpes por etapas y el ultra du Verdon. También participé en la antigua UTMB en 2003.

 

El salto definitivo a los ultras ocurrió en 2005 en la “Diagonale des Fous”, en la isla Reunión. Acabé tercero detrás de dos corredores locales. En 2006 y 2007 quería correr el UTMB pero cometé nuevos errores. El primer año hice un error de equipamiento, el segundo año hice un error sobre el entrenamiento, ya que al final no tenía motivación.

 

En 2008 terminé el UTMB con Pascal Blanc en una edición estupenda compartida en la cual acabé en el puesto 20. En 2009 el UTMB fue especial, en la medida en que mi objetivo era la Diagonale des Fous, pero me sentía muy bien en el UTMB y tenía ganas de batir mi record. Acabé segundo detrás de Kilian y delante de Kabou, y desde entonces somos amigos.

 

Al día de hoy me siento en plena forma, con 40 años disfruto como nunca corriendo por la montaña con mis amigos, mi mujer y mis hijos. Ellos son lo más importante para alcanzar mi bien estar y mantener mis resultados.